InicioFascículo y CD IFascículo y CD IIFascículo y CD IIIFascículo y CD IVFascículo y CD V

Perón, Perón, ¡qué grande sos eres!

Por Julio Nudler

Según una creencia generalizada, la censura formalmente implantada tras el golpe filofascista del 4 de junio de 1943, y cuyo más notorio inspirador fue el integrista Gustavo Martínez Zuviría (1883-1962), ministro de Justicia e Instrucción Pública de esa dictadura militar, tuvo como objetivo suprimir el lunfardo. Pero esto es inexacto. Las modificaciones que eran impuestas sobre las letras, siendo el sometimiento a ellas condición ineludible para que pudieran ser difundidas por radio, no sólo suprimían los términos lunfardos, sino también toda expresión que oliera a crítica social o a actitudes liberales o reñidas con una estricta moral católica. No se podían mencionar comportamientos "antisociales" ni el ejercicio de la libertad de conciencia. En las letras no debían mencionarse el alcohol ni la borrachera, la sordidez, el adulterio, el suicidio, nada que fuera pecaminoso o de mal tono. Se imponía un idioma casto.

Un buen ejemplo que lo prueba es la versión que la orquesta de Francisco Canaro, con la voz de Nelly Omar, realizó en 1947 de "Sentimiento gaucho", el exitoso tango compuesto por el director y su hermano Rafael con versos de Juan Antonio Caruso. No han de pasarse por alto algunos detalles significativos. Uno es la fecha: Juan Domingo Perón llevaba ya más de un año en el gobierno y la censura seguía vigente. Otro es que Canaro, y aun más Omar, eran artistas muy allegados al presidente y a Evita. Aun así debieron inclinarse ante los rigores de la censura, a pesar del daño que una letra desfigurada le causaba al suceso esperable del registro.

La situación era curiosa: un régimen que reivindicaba su carácter eminentemente popular, mantenía en pie una práctica que atentaba contra la cultura popular. Esteban Celedonio Flores, letrista excepcional, creador de tangos imborrables como "Mano a mano", "Mala entraña" o "Margot", murió en 1947 amargado por el estropicio que sufrían sus letras y la veda de las versiones anteriores. Es célebre el remplazo de "en mi pobre vida paria" por "en mi existencia azarosa", que ridiculizaba "Mano a mano" (así lo grabó la orquesta de Francisco Lomuto, con el cantor Alberto Rivera, el 11/8/1944).

Lea el resto de la nota solicitando el
Fascículo y CD N° de La Marcha desde la sección
Venta de ejemplares y CDs.
O escríbanos a lamarchaperonista@yahoo.com.ar

lamarchaperonista@yahoo.com.ar | Todos los derechos reservados | 2017