InicioFascículo y CD IFascículo y CD IIFascículo y CD IIIFascículo y CD IVFascículo y CD V

Un origen remoto y romántico

Por Hugo Gambini

Mientras el peronismo lleva años tratando -vanamente- de dilucidar una definición ideológica que lo identifique, sus seguidores suelen desconocer algo mucho más simple, como es el verdadero origen de la famosa marchita, su símbolo más preciado. Coreada con unción en los actos partidarios de ayer y con menos convicción en los de hoy, "Los muchachos peronistas" fue un grito de guerra para las multitudes enfervorizadas que seguían al líder en su primera presidencia, a la vez que una imposición fastidiosa para los empleados públicos obligados a entonarla en aquellos años.

Lo cierto es que "la marchita" nunca pasó inadvertida para nadie y aún hoy se le suelen atribuir diversas paternidades, debido a que en los libros de Sadaic sigue registrada como una obra de autor anónimo. Alguna vez se dijo que la había compuesto Rodolfo Sciammarella, pero su hijo siempre lo desmintió. "La única marcha política que compuso mi padre fue, curiosamente, para una campaña presidencial brasileña, y decía así: 'Todo el mundo tiene fe / que será presidente / Juscelino Kubitschek'. De la marchita peronista no hubo nada", me aseguró Rodolfo Sciammarella hijo.

Lea el resto de la nota solicitando el
Fascículo y CD N° de La Marcha desde la sección
Venta de ejemplares y CDs.
O escríbanos a lamarchaperonista@yahoo.com.ar

lamarchaperonista@yahoo.com.ar | Todos los derechos reservados | 2018