InicioFascículo y CD IFascículo y CD IIFascículo y CD IIIFascículo y CD IVFascículo y CD V

Nosotros los contreras

Por Álvaro C. Otero

Eramos "contreras". Es decir, los oficialistas de entonces llamaban así a los que objetábamos elementos del régimen. No nos gustaban el general, la voz de Eva, las multitudes frenéticas, los bombos, la marcha, el control de precios, el desabastecimiento, los cortes de luz, la cola del querosén en invierno y la del hielo en verano. Reaccionábamos contra la omnipresente publicidad oficial, que endiosaba a dos seres que, creíamos, nos odiaban.

En mi casa no se hablaba de "la marchita", ni de "Evita", ni se usaba ningún diminutivo para darle cierto aire de cariño al gobierno al que sentíamos profundamente hostil. Mi familia era partidaria de los libros y no de las alpargatas; de la República y no de Franco; nuestro pan lo ganábamos con sueldos del réprobo diario "La Prensa", al que mi viejo entregaba su honesto esfuerzo como corrector de originales. Claro, cuando nació ya se sabía toda la gramática y la ortografía del castellano.

Para los míos, la marcha era un breviario ideológico de la nada, del culto a la personalidad, del voluntarismo inútil, de la amenaza al diferente como instrumento de política de unión de los propios. Tomaban como una ironía lo de "combatiendo al capital", justo la parte que fue omitida en el decenio de los '90 bajo Menem.

Lea el resto de la nota solicitando el
Fascículo y CD N° de La Marcha desde la sección
Venta de ejemplares y CDs.
O escríbanos a lamarchaperonista@yahoo.com.ar

lamarchaperonista@yahoo.com.ar | Todos los derechos reservados | 2018