InicioFascículo y CD IFascículo y CD IIFascículo y CD IIIFascículo y CD IVFascículo y CD V

Justicia social totalitaria

La Doctrina Nacional Peronista

Por Julio Nudler

Manual de Doctrina y Organización Nacional

¿Qué es la libertad? La libertad económica del hombre, "no la libertad de unos pocos para hacer lo que quieran y la libertad de los más para morirse de hambre". Ese era el pensamiento peronista, que acusaba a la democracia de haber afirmado "los privilegios de clase". Definiciones y terminología de un movimiento político que, al mismo tiempo, condenaba duramente al marxismo, "una ideología disociadora y extremista". El antídoto que ofrecía el justicialismo contra el comunismo era sencillo: "Poned en la vida de los trabajadores higiene y belleza, comodidad y cultura, y veréis cómo la oposición de clases se convierte en colaboración fraternal, el odio en amor y la lucha en paz". Porque la explotación "ha de hacerse sobre la tierra y la máquina; jamás sobre el hombre". Sonará encomiable, como también poco preciso y nada "científico", pero son estas y otras formulaciones las que conformaban la Doctrina Nacional de Juan Perón.

Además de un estado social, de solidaridad, igualdad y paz, se postula una y otra vez cierto recorte en la libertad a cambio de otros beneficios. Pero a medida que el lector va internándose en las galerías de esta doctrina, se encuentra con la formulación de un estado totalitario, donde sólo se admite un pensamiento único, de adhesión a la ideología establecida. Lo único tolerado es que se coincida con la doctrina oficial. Esto permite entender el fundamento doctrinario del duro trato que se dio a la oposición durante el peronismo, aunque éste fue, al mismo tiempo, un régimen asediado por enemigos internos, como los terratenientes, y externos, como el ascendente imperialismo estadounidense y el declinante colonialismo inglés. Por otra parte, y como se verá en un próximo fascículo acerca de la llamada Unión Democrática, que aglutinó al antiperonismo con vistas a las elecciones de 1946, la violencia y el encarnizamiento con el adversario no fueron incorporados a la política argentina por Perón. Formaban parte de una crispación generalizada.

Lea el resto de la nota solicitando el
Fascículo y CD N° de La Marcha desde la sección
Venta de ejemplares y CDs.
O escríbanos a lamarchaperonista@yahoo.com.ar

lamarchaperonista@yahoo.com.ar | Todos los derechos reservados | 2018