InicioFascículo y CD IFascículo y CD IIFascículo y CD IIIFascículo y CD IVFascículo y CD V

Las capillas de un género de minorías

Al jazz lo dejaban en paz

Por Aldo Delhor

El acercamiento que pudo haber tenido el jazz con el gobierno en la época del primer peronismo fue nulo. Hubo claras razones para ello, porque si bien el jazz de esos años era en sus mejores exponentes de mucha calidad, desde siempre este género sólo concitó en la Argentina el interés de aisladas minorías, y no era precisamente allí adonde apuntaba el afán oficial. Además, el mundillo del jazz, por lo menos localmente, era muy especial. Los adoradores de este género jamás se propusieron, como en parte sí ocurre ahora, elaborar un jazz "nacional", como en cambio pretenderían más tarde los rockeros. Aquellos vivían pendientes de lo que había ocurrido y estaba ocurriendo en Estados Unidos, e imitaban con fruición, en los distintos niveles de apreciación, a las grandes bandas y conjuntos que pululaban en aquel país.

Héctor Lomuto, director de una de las grandes orquestas de jazz por la que pasaron, entre otros, los hermanos Darré, José Corriale y Eddie Pequenino.

Haciendo abstracción por el momento de las notables orquestas de jazz, y otras a las que se solía llamar así pero que en realidad apenas rozaban el género, y de algunas que se definían como "características", de repertorio variopinto y oportunista, debemos apuntar que existía (cuándo no entre nosotros) una inconciliable rivalidad entre los que amaban las formas del pasado y aquellos cuyo interés apuntaba sólo a las vanguardias de esos días en Estados Unidos.

Por lo tanto, se formaron dos "capillas": la de quienes repetían incansablemente el mejor jazz de la tradición y la de aquellos que ejecutaban las nuevas formas sonoras, que por esos días se expresaban en el be-bop, creación de talentos como Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Thelonious Monk y otros, y que en Norteamérica no sólo significó una revolución que marcó el sendero para todo el jazz moderno, sino que también se convirtió en la primera reivindicación del negro como artista y ciudadano de esa nación.

Lea el resto de la nota solicitando el
Fascículo y CD N° de La Marcha desde la sección
Venta de ejemplares y CDs.
O escríbanos a lamarchaperonista@yahoo.com.ar

lamarchaperonista@yahoo.com.ar | Todos los derechos reservados | 2018