InicioFascículo y CD IFascículo y CD IIFascículo y CD IIIFascículo y CD IVFascículo y CD V

El porqué de los gorilas

Cuentos de la selva

Por Alejandro J. Lomuto

Las menciones a diversas especies del reino animal son el más común de los recursos metafóricos. Sucede en la literatura -particularmente en la orientada al público infantil, desde las fábulas de Esopo, La Fontaine e Iriarte hasta los cuentos de Vigil-, las artes plásticas y hasta en la vida diaria, como lo prueba la infinidad de "Gato", "Oso", "Tiburón" y demás ejemplares que sirven de apodo a tantas personas.

Naturalmente, la política no podía quedar fuera de tan arraigado hábito. Si al primer peronismo puede delimitárselo temporalmente entre el "aluvión zoológico" y los "gorilas", como bien señala José Luis Meirás en estas mismas páginas, antes Roca había sido "El Zorro"; Juárez Celman, "El Burrito Cordobés", e Yrigoyen, "El Peludo", y luego Illia sería "La Tortuga" y Onganía, "La Morsa", entre muchos otros.

En casi todos los casos, esos apelativos resultaron de la asociación directa entre rasgos físicos o de personalidad de los apodados y características de las especies animales elegidas para designarlos. Muy distinta, en cambio, es la historia de la utilización del término "gorilas" para denominar a los opositores al peronismo: porque es bastante más indirecta la causa de la designación y porque el significado de esa palabra como sustantivo o adjetivo de la jerga política argentina fue modificándose con el paso del tiempo.

Lea el resto de la nota solicitando el
Fascículo y CD N° de La Marcha desde la sección
Venta de ejemplares y CDs.
O escríbanos a lamarchaperonista@yahoo.com.ar

lamarchaperonista@yahoo.com.ar | Todos los derechos reservados | 2018